ABRIL UN MES TEÑIDO DE ROJO SANGRE EN LA PROVINCIA DE NEUQUEN

 ABRIL UN MES TEÑIDO  DE ROJO SANGRE EN LA PROVINCIA DE NEUQUEN

El mes que corre en curso para Neuquén es el mes en que recordamos a 2 docentes, dos educadores asesinados bajo democracia,  Carlos Fuentealba y Teresa Rodríguez. El pasado 4 de abril se cumplieron 14 años del asesinato de Carlos, quien junto a cientos de compañeros y compañeras  del gremio docente aten cortaban la ruta en arroyito. Fue asesinado por las balas de la policía de la provincia, bajo órdenes del entonces gobernador Jorge Sobisch quien en ese entonces fue electo por el movimiento popular neuquino. 

Decimos que abril tiene historia de sangre derramada, de compañeras y compañeros que no dudaron poner el cuerpo y la vida por defender a los y las trabajadoras en épocas muy duras donde se hacía difícil vivir. Decimos que abril tiene historia de sangre bajo los largos años de democracia en que gobierna el Movimiento Popular Neuquino la provincia de Neuquen hace mas de 50 años.

En el día de ayer se cumplió un nuevo aniversario del asesinato de Teresa Rodríguez exactamente 24 años. Esta compañera como tantas otras y otros se hacían presentes en la segunda pueblada de Cutral Có. La cual  se dio entre los días 9 al 18 de abril de 1997. Por una represión desatada por gendarmería nacional y la policía provincial Teresa fue asesinada.

Teresa Rodríguez salió a la calle. Tenía una hija y dos hijos. Lxs maestrxs de Neuquén llevaban casi cuarenta días de paro y movilizaciones contra la LEY FEDERAL DE EDUCACIÓN. El motivo era una escuela pública para todxs lxs pibxs. Ese día salió a la ruta como tantas madres, padres y maestrxs que ya había hecho retroceder a la gendarmería una vez. Este día no retrocedió, avanzó junto a la Policía de la provincia de Neuquén en una cacería sin límites por las calles. Teresa cayó asesinada por las balas asesinas, de la misma policía que un abril, diez años más tarde asesinaría a CARLOS FUENTEALBA

Esta policía asesina bajo las órdenes de un gobierno provincial comandado por el mismo partido político, el movimiento popular neuquino. En 1997 asesinan a teresa, la policía estaba bajo el mando del gobernador Felipe Sapag. En el 2007 asesinan a Carlos, en ese entonces el gobernador  Jorge Sobisch. Diez años de diferencia, la misma policía, el mismo partido, la misma impunidad.

El crimen de Teresa como el de Carlos sigue impune, siguen sin pagar sus responsables politicos. Porque cuando el estado es el que mata y asesina es un crimen de lesa humanidad.

Nunca más asesinados por reclamar, nunca más por Teresa, por Carlos y los 30000 compañeros y compañeras detenidos, desaparecidos.

Editor

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *