CPEM 14: ENSEÑAR EN TIEMPOS DE PANDEMIA

 CPEM 14: ENSEÑAR EN TIEMPOS DE PANDEMIA

El Cpem N°14 de Aluminé informa a familiares, docentes y toda la comunidad como han trabajando durante este proceso de aislamiento y distanciamiento social y cuáles serían las posibles condiciones de regreso a clases presenciales.

¿Qué sabemos sobre el regreso a clases presenciales?

Según la información que tenemos los primeros estudiantes en regresar a la presencialidad serán las/los que estén cursando 5° años del diurno y 4° año del nocturno, (esto ya se les ha  informado en encuentros virtuales con estudiantes), el gobierno no ha dado una fecha precisa aún. Esto implica que las clases virtuales seguirán existiendo ya que no será una vuelta a la  normalidad que conocíamos, serán menos estudiantes por aula para mantener la distancia  necesaria, además de otras condiciones que se deberán tener en cuenta. 

Les contamos que según las últimas noticias, tanto el Ministro de Educación de la Nación Nicolás Trotta como la Ministra de la Provincia, Cristina Storioni, anunciaron que no se pasa de año automáticamente, y aquí cobra mayor valor el haber realizado o no los trabajos presentados. 

¿Qué hicimos cuando comenzó la cuarentena?

Desde el 16 de marzo, la actividad escolar dejó de funcionar en el edificio del CPEM para funcionar desde cada una de nuestras casas, esto implica que el proceso de enseñanza y  aprendizaje nunca cesó. 

Como ya lo hemos informado en diversas oportunidades, en el comienzo de la cuarentena (que nadie sabía cuánto duraría) el objetivo principal era permanecer en contacto con las y los estudiantes de diversas formas: a través de los trabajos, de los grupos de WhatsApp que cada                preceptor/a tenía con sus estudiantes, de llamadas telefónicas cuando era necesario, etc. 

En simultáneo la escuela comenzó a utilizar una plataforma donde las y los docentes comenzaron a mandar trabajos, luego recibirlos y hacer devoluciones. 

Sin ninguna duda todo fue aprendizaje, con aciertos y errores, que con el correr de los meses  intentamos mejorar. 

¿Cuál fue nuestro mensaje a estudiantes y familias?

Nuestro mensaje a las y los estudiantes y sus familias, siempre fue que era importante la realización de los trabajos, tanto por mensajes en los grupos de las y los estudiantes, por audio desde dirección, por posteos en el facebook de la escuela, con reuniones virtuales con representantes de cada curso y con cursos completos. 

Algunas/os estudiantes manifestaban que el desinterés en hacer los trabajos era porque “pasaban igual” o porque “así no aprendían nada”, nuestra respuesta fue que siempre, en toda circunstancia hay aprendizajes diversos, puede ser un contenido conceptual; puede ser  aprender a organizarse (para el ciclo superior mandamos una pequeña guía de ayuda y para el  ciclo básico, aprendimos que debíamos darles los trabajos de forma parcial); cómo manejar el  tiempo; cómo consultar dudas ante la no presencia física e inmediata del/la docente; los aprendizajes adquiridos en el primer semestre fueron muchos en la medida que fueron  haciendo y presentando los trabajos. 

En esta primera parte del año también se fotocopiaron los trabajos para las/los estudiantes sin  conectividad, los tiempos fueron otros y las consultas se dificultaron, pero quien necesitó las fotocopias las tuvo, brindadas por la escuela, siguiendo siempre las medidas adoptadas por el gobierno, esto implicó que algunos tiempos se retrasaran, pero cada estudiante tuvo y tiene acceso a todos los trabajos presentados. 

¿Por qué entregamos informes?

Para finalizar el primer semestre, como escuela decidimos que era importante contar a las  familias cómo había sido el proceso de su hija/o, y comenzamos a diseñar un informe (luego llegó una resolución provincial con el mismo objetivo), en él relatamos de forma acotada y  precisa cómo trabajó o no cada estudiante y motivamos a llevar a cabo los trabajos no realizados.

¿Cuál es la importancia de la clase virtual?

Como decíamos anteriormente, también para nosotras/os hubo mucho aprendizaje, por lo  tanto para esta segunda parte del año y habiendo visto las dificultades que mucho/as  estudiantes tenían para organizar el tiempo, consultar sus dudas y llevar adelante los trabajos, decidimos plantear clases virtuales (algunas materias y docentes ya habían comenzado con las   mismas antes del receso invernal), con una grilla horaria (por la mañana de 10:30 a 11:50 y por   la tarde de 15:30 a 18:10), a fin de presentar los nuevos trabajos (el 4° del año), explicarlos y   quitar dudas. Esta grilla horaria se lleva adelante según los días estipulados para cada materia   y se repiten en la medida que tanto docentes como estudiantes ven la necesidad de hacerlo.    Las y los preceptores recuerdan y brindan la información necesaria para entrar a cada clase.

Estas clases virtuales brindan la posibilidad de estar en diálogo espontáneo e inmediato con              la/el docente; se parece bastante a las clases habituales en la escuela, ya que la aplicación                utilizada (zoom) permite compartir pantalla (es decir que la/el docente muestra y explica sobre  el mismo trabajo que las/los estudiantes tienen, se puede escribir en la pantalla, se puede  levantar la mano para hablar de forma ordenada, tiene un chat para hacer comentarios afines  a los que se está hablando en la clase, se puede grabar la clase, etc). 

Sabemos que la virtualidad no reemplaza la presencialidad, pero actualmente es lo mejor que  tenemos y las explicaciones permiten aprender nuevos contenidos. Pero para que esto sea   posible es fundamental que todos/as quienes ingresen a la clase tengan la intención de  aprender, por ello solicitamos a las familias -si se encuentren en sus casas durante estas clases- que acompañen a sus hijos/as observando su accionar, si es de interés y aprendizaje o sólo de   entorpecer la propuesta educativa. Ante algunas dificultades que se han presentado en            algunos cursos ya se tomaron medidas para que no vuelvan a suceder, pero es imprescindible   que las familias colaboren ya que las/los estudiantes están en sus hogares no en la escuela. 

Sabemos que tenemos estudiantes sin conectividad, en ese caso las posibilidades que tenemos docentes y preceptoras/es es la comunicación telefónica tradicional (llamada y mensaje de  texto)

Como siempre quedamos a disposición y aceptamos sugerencias para continuar mejorando la enseñanza y aprendizaje de nuestras/os estudiantes, donde el rol de las familias se transformó en un rol absolutamente imprescindible. 

Equipo directivo

                   

           

            

Editor