¿TOMAMOS UNOS MATES?

 ¿TOMAMOS UNOS MATES?

Decite la verdad, en estos  casi 7 meses de pandemia (cuarentena, ASPO o DISPO)… ¿nunca violaste las normas?, … ¿ni una sola?… pensalo bien…¿ni un abrazo? , ¿ ni un mate? ….

Un simple descuido puede enfermar  a alguien que queremos mucho, puede hacer que  un negocio  ( otro día más) no puede abrir sus puertas,  que  una médica no pueda tomar el descanso necesario,  que una hija tenga que reiniciar (nuevamente) la cuenta regresiva para ver a su madre,  que  abuelos todos lo días crucen  los dedos para que a ellos no les toque, y poder abrazar a sus nietos.

Un simple descuido TU SIMPLE DESCUIDO, NUESTRO SIMPLE DESCUIDO puede ser suficiente para  alejarnos de la vuelta a la normalidad. ¿O a la nueva normalidad?

 Hoy el mundo está quieto pero inquietante, tiene a millones de personas en vilo por la misma razón y no somos excepción, no es personal y no es conspiración. Es una situación que nos involucra a todas y todos por igual. Situación que no le importa el género, la edad ,la raza, si es rico o si es pobre, si es maestro o policía, si es derecha o es izquierda. No discrimina. 

Lo que pasa en el mundo también pasa en Aluminé.(Ojalá tuviéramos la campana de cristal)

La responsabilidad institucional es la comandante de esta pandemia

Tal vez estemos esperando más de quienes consideramos “ están para cuidarnos» .Más controles,más sanciones, más claridad en las medidas, más equidad en las flexibilizaciones,más…más…  ¿Realmente es lo que queremos? 

Entendemos que las medidas de prevención y las normas de convivencia son decisiones políticas para cuidar la salud de la población, pero necesitamos más acciones .Honestidad en los actos institucionales y voluntad en los individuales. 

Este desafío  colectivo que   estamos atravesando como sociedad  expone nuestros mejores valores y nuestras peores miserias.

Es justo esperar que las autoridades controlen el cumplimiento de las normas que ellas mismas dictan, tan justo como imposible si a todas/os se nos diera por ignorarlas.

Quiero expresar mi bronca!!

Bienvenida la expresión de las emociones y los desacuerdos.

La ansiedad que nos genera el encierro (que ya no es tan encierro) y las restricciones  nos lleva a expresar cada sentimiento y emoción en las redes sociales de manera excesiva y desmedida logrando calurosos ida y vuelta o sólo idas, en el cual sin mediar demasiado, caemos en grandes debates e interesantes pero así también caemos en la intolerancia, la agresión y la suposición.

Me cuido, te cuidas, nos cuidamos

Siempre es oportuno reconocer el esfuerzo de cientos de vecinos y vecinas que, con mucho pesar, cumplen las recomendaciones y escuchan a los y las profesionales. Que toman conciencia de la importancia de los protocolos, que exigen en los negocios y oficinas públicas que cumplan con los mismos cuando ven que están en falta. 

Cuando tenga la certeza de que esto ya pasó..

cuando estar cerca ya no sea un riesgo tomemos esos matecitos!!!

Editor