SOBRE BALANZAS Y DESEQUILIBRIOS

 SOBRE BALANZAS Y DESEQUILIBRIOS

¿De quién depende el equilibrio?

Aunque luchamos para romper con los viejos moldes de la sociedad, vivimos en un sistema binario: Blanco o negro, bueno o malo, a favor o en contra, suma o resta, etc.

Pero las personas y las sociedades están llenas de tonalidades diferentes, y según las “cosas” que vamos poniendo de cada lado de la balanza, vamos logrando equilibrios más o menos estables o inestables.

Cuando un solo sector tiene la hegemonía (supremacía, superioridad, predominio) de la palabra y de la acción la vida en sociedad se torna muy desigual: derechos vulnerados para algunos y privilegios para otros.

Si no estar de acuerdo con una idea o una decisión te transforma en un “lastre” , el o la que pone “palos en la rueda” y se celebra la “participación ciudadana” de quienes piensan parecido (o igual) la balanza se inclinara para un solo lado, el del poder de turno.

Otra de las adjetivaciones hacia personas que no piensan igual y/o no comparten las “prioridades” de las autoridades (legítimamente electas) es acusarles de “boicoteadores”. El Boicot por definición es la acción que se dirige contra una persona o entidad para obstaculizar el desarrollo o funcionamiento de una determinada actividad social o comercial. Con esa mirada antagónica solo se generan   enfrentamientos  y se cierra cualquier posibilidad de escuchar y de ser escuchados en las  coincidencias  y las  diferencias.

Es falso pensar que el sistema democrático se limita a poner el voto en las elecciones. La participación ciudadana basada en diversidad de ideas y criterios aporta al desarrollo de los pueblos, la memoria de errores pasados, el cuestionamiento e incluso la denuncia bien fundamentada, son elementos constructivos en la sociedad y lejos están de ser un “lastre” y/o “boicot”. 

La balanza suele estar siempre inclinada hacia los sectores con más poder : político, económico y simbólico. Son los “dueños” de las tierras, los administradores del agua, los alambradores de rios y lagos, los que te dan trabajo o te lo quitan.

La búsqueda del equilibrio es esencial en una sociedad que se precie de tener una buena convivencia, tan esencial como que cada integrante tenga sus derechos fundamentales satisfechos y la posibilidad de reclamar los que le faltan.

Que nadie calle cuando tenga algo para decir

Que nadie  diga que tu opinión no cuenta

Que nadie desprecie las ideas de otro/a

Participar es un derecho , reclamar también.

Editor

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *